Skip to content

Tiña inguinal – Tratamiento casero





Tiña inguinal
La tiña inguinal hace referencia a los hongos en la ingle y también es conocida como tiña crucal, o cruris.  Esta erupción cutánea aparece entre el abdomen y las piernas.  No debes alarmarte ya que se trata de una afección fácil de tratar si se hace correctamente.




Los hombres son más propensos, aunque también se pueden presentar casos en mujeres, y presenta un picazón muy molestosa en la ingle, y se puede extender hasta la parte interna del muslo, hasta llegar al ano.  Normalmente se la distingue porque aparece una erupción que se va aclarando en el medio,  formando una especie de anillo.

Causas de la Tiña Crural







La causa más común de contagio es el contacto directo con la piel de otra persona, o bien con su ropa.  Es altamente contagiosa entre las personas que viven juntas, o duerman juntas.  Si previamente sufriste de pie de atleta, es probable que la infección se extienda por esta zona.

tiña crural

A todos los hongos en el cuerpo les gusta los ambientes calientes y húmedos, y la ingle no es una excepción.  El sudor acumulado en esta parte del cuerpo suele ser un nido fácil para contraer este tipo de bacterias.  Por ejemplo, si utilizas pantalones muy apretados, o te quedas con el traje de baño puesto mucho tiempo después de ir a la piscina, tus probabilidades de infección son muy altas.

Las personas que sufren de ciertas enfermedades o sobrepeso también están altamente expuestas.  Si sufres de algún problema que te hace propenso a tener un sistema inmune débil, es complicado (pero no imposible) combatir esta afección.  Un ejemplo claro es la diabetes.

Síntomas de hongos en la ingle

Normalmente se presenta como una erupción de color rojo o marrón, con varias lesiones de forma redonda que se pueden expandir hacia los glúteos y muslos.  Vas a poder distinguirlos por unos anillos de color rojo con relieve.  Se pueden presentar escamas en la piel, así como dolor, picor, irritación y quemazón.

Cómo curar la tiña inguinal con remedios caseros?

hongos en la ingle

Si ya has entrado antes a mi blog, debes saber que para estos problemas no me gusta usar ningún tratamiento farmacológico, crema, ni talcos.  Prefiero las opciones naturales, porque simplemente me han funcionado mejor que los fármacos, son más rápidos para aliviar los síntomas, y en ellos he encontrado una cura definitiva.

Así que te recomiendo pruebes alguno de los siguientes tratamientos:

Sal

Simplemente incluyendo en tu baño habitual lograrás combatir de forma muy efectiva la tiña cruris.  Te ayudará a prevenir el crecimiento del hongo, y a curar la infección.  Simplemente llena tu bañera con 2 tazas de sal, y sumérgete durante media, posteriormente enjuaga la sal, y seca bien la zona.  Puedes repetirlo hasta dos veces al día.

Como quitar la tiña cruris usando Neem

También se lo conoce como “Indio lila”, y es utilizado para tratar diferentes afecciones en la piel.  Se caracteriza por sus propiedades antifúngicas, además de las antimicrobianas y antisépticas.  Mezcla en partes iguales la hojas de neem con raíz de cúrcuma (los encontrarás en tiendas naturistas), y machácalas hasta formar una pasta uniforme, la aplicas 20 minutos sobre la piel, y posteriormente enjuaga y seca.

Otra forma de usar este producto, es a través del aceite de neem, aplicándolo directamente sobre la parte afectada, déjalo actuar durante 10 minutos y limpia bien.  Otra forma es mezclando una cucharada de aceite de neem con una taza de aloe vera, la aplicación es exactamente igual.

Por cierto, ya conoces el libro: Infecciones por Hongos No Mas?. Es una fantástico ebook escrito por Linda Allen, deberías echarle un vistazo ya!! 😀

Vinagre de manzana

El ácido del vinagre de manzana es muy efectivo para eliminar los hongos, y evitar que la infección continúe creciendo.  Además te ayudará a quitar la humedad de la entrepierna.  Agrega en un recipiente 2 tazas de agua, y media taza de vinagre, remoja una gasa en la mezcla, y aplica en la ingle hasta que se seque.  Puedes repetir el proceso hasta 2 veces al día.  Puedes hacer una mezcla más fuerte, mezclando a partes iguales el vinagre con agua, lo pones en un recipiente tipo spray, y rocías la mezcla sobre la parte perjudicada, hasta que se seque.

Dientes de ajo crudos

Resulta muy eficaz gracias a sus propiedades antifúngicas, actúa sobre los síntomas de inmediato, y es una de las mejores curas que encontrarás.  Pica cuatro dientes de ajo, y mézclalo en un recipiente con aceite de oliva virgen extra hasta formar una pasta.  Aplica sobre la piel afectada, y deja actuar durante 20 minutos.  Puedes repetirlo hasta 3 veces al día.

También puedes mezclar los 4 dientes de ajo picados con vinagre blanco, y aceite de árbol, esta mezcla es buenísima, y puedes aplicarla hasta 2 veces al día sobre la zona.

Cómo eliminar los hongos de la entrepierna con cebolla

No te sorprendas, la cebolla es un antibiótico natural muy poderoso, y si a eso le sumas sus propiedades anti-inflamatorias y antifúngicas, estamos hablando de uno de los mejores remedios naturales.  Para usarla, debes picar una cebolla entera en trozos muy pequeñitos, para luego aplastarla hasta formar una crema, aplica sobre la piel, deja actuar 30 minutos, enjuaga con agua tibia, y seca bien.  No lo apliques más de una vez al día.  Además puedes apoyarte consumiendo cebolla regularmente.

Aceite de coco

Se trata de un antifúngico natural muy bueno, y además se caracteriza por su riqueza antimicrobiana.  Puedes aplicar el aceite de coco directamente, y hacerlo hasta 4 veces al día.  Su combinación con otros antifúngicos suponen un excelente tratamiento.  por ejemplo, puedes mezclar una cucharada de aceite de coco, con cinco gotas de aceite de orégano, y aplicarlo sobre la zona, hasta 3 veces al día.  La misma mezcla, pero con aceite de oliva, también resulta excelente.

Listerine

Lo he dejado último en la lista porque no se trata de un remedio natural, pero si que es un tratamiento casero muy efectivo, y barato.  Es un antiséptico y anti-inflamatorio muy bueno, debes procurar utilizar listerine con alcohol, ya que este componente ayudará a matar el hongo.  Puedes experimentar un poco de dolor, pero te acostumbrarás muy rápido.  Simplemente remoja una gasa sobre listerine, y lo vas a aplicando sobre la piel afectada, no lo enjuagues, ya que debes dejar que se seque por si mismo.

 

También te puede interesar: